martes, 22 de mayo de 2018

Macho alpha

Había marcas de sudor en el hierro. La fuerza del macho alpha quedaba reflejada en cada espejo donde escupía cada vez que se miraba e interpretaba que su belleza y su corpulencia no eran suficientes. El afán de superación se había convertido en una obsesión enfermiza, dado que ya no buscaba sentirse bien y verse bien. Ya nada era suficiente y decidió romper el espejo. Era supersticioso y aquello le tuvo preocupado unos días, pero volvió a ser una persona al cabo de dos meses, dado que aún gozaba de ojos marinos y cabellera de fuego avivado.


Sin embargo, pasado el trimestre en que fue persona para sí mismo, un volcán de supuraciones extrañas se abrió en su espalda y pronto sus venas se hicieron víctima de la contaminación química, lo cual le llevó a la abstinencia obligada y al más puro placer por la lectura, dado que sus libros no se habían movido de la alcoba donde tanta musa del fitness había tenido relación alguna con el macho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario